Rock & Wine, Bilbao Live Festival.

unnamed

En el año 95, muy joven, viajé al festival de Reading en Inglaterra. En aquella época quizás el más importante de Europa, con un cartel que siempre era espectacular, como ejemplo solo os diré que Foo Fighters presentaron su primer disco a las 11h de la mañana en una carpa, que curiosamente tenia el nombre de una marca de cerveza desconocida para mi en aquel momento y muy popular a día de hoy. Me llamo muchísimo la atención el hecho de que una cerveza fuera el patrocinador de semejante festival. Hoy en día lo entiendo, solo hay que ver como se ha incrementado su consumo. Las empresas cerveceras fueron visionarias e invirtieron en atraer a la gente joven, esa buena estrategia hoy les da sus frutos.

De mientras el vino se vendía solo…

Perry Farrell, cantante de Jane´s Addiction, durante su actuación en Bilbao bbk Live 2012.

Perry Farrell, cantante de Jane´s Addiction, durante su actuación en Bilbao bbk Live 2012.

20 años después por fin el vino hace aparición en los festivales, en este caso el Bilbao bbk Live. Bilbao, una ciudad donde se consume vino por encima de la media y un festival al aire libre con enorme afluencia de publico local y extranjero parece una combinación perfecta para un Wine bar. También añadiría que este es el festival más confortable y mejor organizado que conozco, por lo cual disfrutar del vino en este contexto, no va a ser nada difícil. Aunque bbk live se celebra en lo alto del monte Kobeta se accede en autobuses gratuitos que salen a todas horas desde el centro de Bilbao, por lo que nos podemos olvidar del coche, con la tranquilidad que ello supone.

Como conclusión creo que este evento rompe con muchos de los clichés y estereotipos que rodean al mundo del vino, lleno de corsés que no son reflejo de la enorme versatilidad que realmente tiene. Existen tantos tipos de vino que no se me ocurre un contexto en el que no encaje, mucho menos si estamos rodeados de música. Esto es algo que al otro lado del charco es normal y la gente joven se conecta con el vino mucho antes y de forma más natural.

Os invito a disfrutar de esta experiencia de tres días que comienza en apenas un mes. (más información www.bilbaobbklive.com).

portda trans

Iñaki G.R.

 

Francia. Parte 1ª. Jurançon.

Bodega Camin Larredya,  Junrancon.

Bodega Camin Larredya, Junrançon.

Es muy típico ver que la evolución de muchas personas aficionadas al vino en España, comienza por los Vinos de Rioja para después dar el salto a Ribera del Duero y muchas veces el siguiente salto va directo a Francia. Los vinos de Rioja no son precisamente los más simples pero por ser tan populares parece normal que sea el punto de inicio. Francia es un país muy complejo, sobre todo si pensamos que las Denominaciones de Origen son como las Españolas. Tengamos en cuenta que solamente en Burdeos hay tantas zonas protegidas como en toda España.

Si  nos adentramos en los vinos Franceses, quizás no sea buena idea ir directamente a Borgoña o Burdeos. Mi propuesta es empezar por una zona de las más sencillas y gratificantes de Francia, Jurançon.

Imagen de la Cooperativa de elaboradores de Jurançon.

Imagen de la Cooperativa de elaboradores de Jurançon.

En el sudoeste de Francia se encuentra la ciudad de Pau, centro de operaciones perfecto para conocer esta bonita zona de larga tradición vinícola. Jurançon es una A.O.C. (appellation  d’origen contrôlée), de vinos blancos, frescos y también dulces de gran calidad, a partir de las variedades blancas, gros manseng, petit manseng y petit corbu. En cuanto a variedades, es así de sencillo. Algo que lo simplifica aun más es el hecho de que una cooperativa de productores engloba al 80% de la producción de la zona con lo que visitándola, tendremos información detallada de su historia y forma de elaboración, nos antenderan en Francés, Inglés y también Español. Podremos comprar sus vinos, con precios entre los 5 y los 15 euros, esto lo hace interesante ya que no es una zona donde vayamos a sentir frustración hasta encontrar los productores que más nos gustan, como en mi opinión sucede en Borgoña por ejemplo. El estándar de calidad es alto, los vinos fáciles de tomar y los precios moderados.

El 20% de productores restantes, los independientes, son muy  interesantes y también es recomendable conocer su visión de la zona y por supuesto, visitarlos. Os propongo la bodega “Camin Larredya”. Elabora vinos increíbles y el lugar donde está situada es tán bonito que no os arrepentiréis de ir, aunque os perdáis varias veces por el camino ( y creedme os perderéis). Una vez allí os encontraréis un lugar precioso y tranquilo, no penséis en una bodega industrial, es una casa tradicional en medio de un campo de viñedos en la montaña. Os atenderá una agradable familia y podréis probar sus vinos, que si decidís comprar estarán entre los 10 y 20 euros.
Este es un destino para que en tan solo un día o un fin de semana podáis tomar contacto con los vinos franceses, si es que estáis empezando, y para los más expertos quizás una oportunidad de conocer una zona casi siempre olvidada.

portda trans                                       Iñaki Garrido Ramos.