¿Olor a corcho?

corcho

El Olor a corcho, ¿es olor a corcho?. Siempre he creído que seria más correcto que cuando abrimos una botella de vino y encontramos ese característico olor a moho con ese desagradable sabor dijéramos “me huele a que Monsanto esta haciendo de las suyas”, pero creo que esta es una expresión políticamente poco correcta, así que, siendo rigurosos tendríamos que decir, “este vino tiene TCAs”(tricloroanisol).

Ahora la explicación de lo anterior.

El Tricloroanisol=TCA es un compuesto volátil presente en el ambiente que, si es absorbido por el corcho, puede alterar la calidad del vino. Los precursores del TCA estuvieron presentes durante años en pesticidas y fungicidas y, aunque actualmente su uso está prohibido en Europa, persisten en el medio ambiente por su carácter no biodegradable. Por eso, si un alcornoque esta expuesto a este compuesto, el tapón fabricado con su corteza puede contaminar el vino. Hay que decir que el poder contaminante del TCA es enorme, una cucharada sopera seria suficiente para estropear una piscina olímpica llena de vino.

Esta es una de las virtudes del vino, trasmite cada año climático en una zona concreta en cada botella, de la misma forma que los desequilibrios y todo aquello que acontece en su entorno. En este caso una agresión seria, que de no haber tenido consecuencias económicas tan importantes, hubiera pasado inadvertida.

Uno de los injustos perdedores en todo esto, ha sido la industria del corcho. Un material noble, sostenible y muy beneficioso para el vino, permite la micro oxigenación que es una de las claves de su conservación y correcta evolución.

La publicación científica European Food Research and Technology calcula que entre un 0,1% y un 10% de las botellas que llegan al mercado podrían estar afectadas por TCA. Esto supondría, en el peor de los casos, un volumen superior a los 300 millones de botellas de vino contaminadas cada año en todo el mundo.

Bien, creo que la cifra real se acerca mas al 0,1% que al 10% aun así la cantidad es enorme. La industria del corcho ha conseguido minimizar su influencia en este problema con eficacia y hoy en día de las botellas afectadas menos de un 3% son causa directa del corcho, los TCAs están en todas partes y la correcta limpieza en las bodegas es clave. Dicho esto, ¿es justo llamar a la presencia de TCAs olor a corcho?. Pienso que no. Tendríamos que decir, ” este vino tiene TCAs”.

 

retrato-04

En tierra de vino.

Este no es un blog para puntuar vinos, no creo en eso. Voy a tratar el mundo del vino intentando no olvidarme nunca de la  viticultura,  dando el protagonismo a aquellos vinos que provienen de lugares donde el Terroir aun tiene importancia.
Por eso mi interés por aquellos que tratan de recuperar la autenticidad de sus elaboraciones.  Muchas veces en contra de los criterios comerciales e incluso de los propios consejos reguladores, para que resurjan sabores olvidados dando importancia a lo cercano, al entorno,  a la experiencia trasmitida desde generaciones; en definitiva, restauradores de cultura.

 

imagen portada prueba